dijous, 25 de desembre de 2008

El abuelo

Me fijé en aquel abuelo de barba blanca sentado en el banco y dando de comer a las palomas. Su cara reflejaba cansancio pero también relajación, la que proporciona el trabajo bien hecho.
No me costó mucho reconocerle aunque ahora se presentara como un abuelo cualquiera, sin su mono rojo de trabajo. Digamos que un aura de bondad le rodeaba y por mucho que intentara pasar disimulado entre la gente normal no lo conseguía, desde lejos se veía que se trataba de un hombre bueno, el típico abuelo que todos querríamos tener, vamos, como el de Heidi.
Me acerqué a él y me senté justo a su lado en el banco, disimuladamente, comenzando a lanzar a las palomas las miguitas de la barra de pan que acababa de comprar. Me sentía bien a su lado, reconfortado, para mí eso ya era un gran regalo, un buen chute de energía positiva transmitida por la cercanía de aquel ser.
Tras estar un buen rato, los dos sentados al sol, alimentando las palomas, él me miró y me dijo:

  • ¿Qué?, ¿necesitas algo más de un servidor?, ¿ya estás satisfecho con tu regalo?
Me sorprendió que fuese tan directo y no pude más que balbucear un sencillo sí.

  • Pues entonces ya puedo marcharme a descansar a mi Laponia del alma. No sé si el próximo año podré volver.

  • ¿Se encuentra bien? - le pregunté yo.

  • Bueno, digamos que no envejezco como lo haceis vosotros, sino que a mi me hacen envejecer las cosas negativas del mundo, aquellas que no puedo eliminar con mis regalos. La tristeza, la maldad, el dolor, son los factores que me afectan negativamente, y estamos llegando a un extremo en el cual veo peligrar mi vida. Cada vez hay más gente triste y llena de dolor en el mundo, y yo no puedo hacer nada por arreglarlo.

  • Sí que puede.

  • ¿Sí puedo?

  • Sí, a mí se me ocurre algo. Regale bondad a la gente mala, seguro que si ellos descubren lo que significa la bondad no querrán renunciar a ella. Es como una droga que llena el alma de satisfacción. Con usted ha funcionado durante siglos, aunque su naturaleza no es mala, claro, quizás con ellos cueste más, pero seguro que al final se rendirán al encanto de ser buenas personas.

  • No es mala idea, el año que viene lo haré.

  • ¿ Cómo que el año que viene?, ¡¡¡empiece ya!!!

  • ¡Uy, lo siento!, mi convenio laboral no me permite trabajar fuera de navidad, lo siento.
El abuelo se levantó del banco, se giró a darme un último adiós con la mirada y se marchó sin decir nada más.

dimecres, 17 de desembre de 2008

El Principi de Heisenberg

A la neu va escriure un nom, i al moment el va esborrar. No volia deixar cap pista que mostrés a ningú el seu secret millor guardat.
Durant anys ningú li recordava cap amor, ni tan sols aquells amics més veterans podien recordar-li cap relació, una obsessió o cap mostra de desig per una altra persona. La majoria pensaven que no volia sortir de l'armari, però li respectaven tant que ningú mai li va pressionar per a conèixer la veritat, malgrat ésser la curiositat de tothom.
Ningú es pot imaginar les dues raons per les quals ell mai confessarà el seu amor: en primer lloc, el seu caràcter introvertit i tímid, i en segon lloc, el principi de Heisenberg: la mera observació de la matèria altera a aquesta. Ni tan sols mostra cap interès en el seu amor, no vol que res canviï respecte al moment actual, si es declarés tot canviaria i mai tornaria a ser com ara: podria ser rebutjat o pitjor, viurien una relació junts que segurament acabaria fracassant perdent així per sempre aquesta sensació per a la que viu.
No, mai es declararà i així podrà gaudir d'aquest amor per sempre.

Cuida tu salud

En su epitafio indicaba: “Aquí descansa el difunto más en forma del cementerio”.
Y es que su corta vida la había dedicado al deporte, pero no al deporte viciado de la competición, ni a su primo hermano dirigido a la imagen, tampoco era el caso. Su vida era el deporte y el deporte era su vida tan sólo por su afán de superación. Esa era su motivación, poder decir cada día “citius, altius, fortius”: más rápido, más alto, más fuerte.
Aunque de siempre le había gustado el deporte, hará ahora diez otoños cuando la muerte de un amigo a causa de un ataque al corazón le hizo pensar en lo importante que es una vida saludable para favorecer la longevidad. En ese momento dejó el tabaco -que consumía de vez en cuando- y el café -pues dicen que contiene radicales libres muy malos para la salud- y acogío una dieta sana basada en vegetales, pescado azul y carnes desgrasadas. También comenzó a evitar los lacteos pues no sé dónde había leido que sólo eran básicos en la época de lactancia de los bebés, pero fuera de ese momento ya no eran necesarios para nuestro cuerpo.
Se hizo un asiduo del gimnasio al cual acudía diariamente a hacer un poco de cinta o algún otro ejercicio cardiovascular, casi nada de pesas pues sabía que no favorecían a la columna vertebral, y un mucho de piscina, a la cual le dedicaba cada día una hora de su tiempo.
Diez años después de adoptar este saludable estilo de vida, a la edad de treinta y ocho años, su poderoso corazón se paraba inexplicablemente a los diez minutos de comenzar un ejercicio de carrera en cinta a una velocidad media de trece kilómetros por hora, nada especial para alguien tan en forma como él, ni tan sólo su camiseta se había comenzado a empapar de sudor. Los médicos dijeron que su cuerpo era genéticamente una bomba de relojería, que sus hábitos saludables quizás habían evitado que su corazón se hubiese parado unos años antes, pero que lo que pasó tenía que pasar.
Al final va a ser verdad que no somos dueños de nuestro destino.

dijous, 23 d’octubre de 2008

Meghanada, el dios vampiro

Amanece en La Vega, es el momento de irme a dormir. Mi nombre es Meghanada, hijo de Raavana, el rakshasa o demonio-vampiro hijo de Brahma.
Nací hace cinco mil años y siempre he sido adorado y temido. Un semi-dios un escalón por encima del hombre en la pirámide alimenticia. Intocable hasta la llegada de los ingleses a la India, sus armas me pusieron en su punto de mira a partir del momento en que me comí un pelotón entero que se atrevió a desafiarme. Después de unos años escapando a sus ataques tuve que huir a América en un largo viaje por mar.
Llegué a Valparaiso un 17 de enero de 1919; todos los tripulantes del barco eran fieles adoradores dispuestos a servirme de alimento durante el largo viaje. Sólo dos llegaron vivos conmigo al continente. Durante años siguieron siéndome fieles hasta morir de viejos.
Desde Valparaiso, una larga travesía nos llevó hasta el Caribe llegando hasta la isla de la Dominica, exactamente a Haití. Sabía que en esa tierra llena de misterios podría pasar desapercibido más fácilmente. En Puerto Príncipe, conocí a François Duvalier, cuando este no era más que un joven doctor. Me dejó maravillado su inteligencia muy por encima de la media de los mortales. Sin que él se diera cuenta llegué a dominar su mente; Duvalier se hizo famoso por sus avances médicos en el tratamiento de las enfermedades tropicales que asolaban la isla; sin mí nunca hubiese conseguido esa fama.
Pero mi ayuda no era gratuita; una vez tuvo la fama Duvalier ambicionó el poder, y no cejó hasta llegar a lo más alto. Conseguí crear un monstruo casi tan temible como yo. Los desaparecidos durante su régimen solían acabar destrozados bajo mis mandíbulas, millares de cuerpos. En el reino de terror de Papa Doc, yo era el verdadero rey. Fueron los años dorados del vudú, la magia era la religión oficial del pais.
Las dictaduras de François Duvalier y, a su muerte en 1971, de su hijo Jean Claude, Baby Doc, fueron una época muy buena, pero a la caida de éste último en 1986 tuve que huir. Por suerte en la vecina República Dominicana había vuelto al poder Joaquín Balaguer, un buen amigo de los Duvalier; él me dio protección aunque me pidió que fuera discreto y no sembrara el terror en su pais. Me escondí tierra adentro, en esta región de La Vega, en la cual me alimento de vagabundos, prostitutas y niños huérfanos.
Me estoy planteando marchar, quizás a Europa, Londres o Barcelona, lugares donde tengo muchos fieles que aún recuerdan a mi padre Raavana. Seguro que Marte me ayudará....



divendres, 17 d’octubre de 2008

La presa


Català
Español


La porta de l'edifici estava oberta. No falla, en qualsevol carrer sempre hi ha alguna porteria que a la nit deixa la porta oberta. Entro comprovant que no hi ha ningú rondant per allà. És la una de la matinada. L'objectiu és pujar per les escales fins a l'últim pis i seure allà a esperar fins al moment oportú. Quan senti que s'obri una porta baixaré les escales fins arribar al replà on la meva futura víctima estarà esperant l'ascensor ... sense presses, perquè no olori el perill. Per aquesta raó mai amago la meva cara, això m'obliga a matar per no ser identificat. Entrarem junts a l'ascensor com dos veïns que mai s'han vist, situant-me dissimuladament al seu darrere. Quan l'ascensor es posi en marxa, trauré el meu ganivet i li tallaré la gola ... en pocs segons tot haurà acabat. Aquest edifici té cinc plantes, és fàcil arribar des del cinquè pis al segon mentre la presa surt del seu habitatge i espera l'ascensor.
Després d'esperar quinze minuts assegut, pensant com serà la peça que caci avui, sento una porta obrir-se, calculo que és en el tercer. Em poso en peus i començo a baixar els esglaons amb pas decidit però sense pressa. La primera imatge és una llarga cabellera sedosa de color negre. Déu meu!, En sentir-me arribar s'ha girat i he pogut contemplar els seus preciosos ulls blaus. És la noia més bella que mai he vist, ha de tenir uns 16 o 17 anys. On anirà a aquestes hores?. Arribo a la seva alçada just quan l'ascensor s'atura al replà. Ens diem bona nit. Ella està en millor posició per obrir la porta i me la aguanta mentre jo entro. Li agraeixo el gest amb un "gràcies" i un somriure. Em poso al costat del mirall de l’ascensor, a la seva esquena, mentre prem el botó de la planta baixa. L'ascensor es posa en marxa però la meva ment de caçador està bloquejada per la bellesa d'aquesta jove. És la primera vegada que una cosa així em passa.
Arribem tots dos vius a la planta baixa, una altra vegada ella m’aguanta la porta de l'ascensor mentre surto i jo li retorno el gest aguantant la porta de l'edifici. En sortir d'aquest, jo faig veure que em vaig cap al costat contrari que la jove, però als deu segons em dono la volta i començo a seguir-la.
No sé què estic fent, una veu interior em diu que no la puc perdre de vista, necessito absorbir la seva bellesa el màxim temps possible, com una droga que em té enganxat.
Als cinc minuts de seguir-la de lluny, veig una cosa que m’horroritza. D'una cantonada han sorgit uns braços que han subjectat a la jove i l'han arrossegat a les ombres. Ni tan sols dubto un segon, em llanço a aquestes ombres amb el meu ganivet en mà. Puc veure com un home fort està forcejant amb la pobra jove, pretén violar-la. Aprofito que ell està intentant subjectar-la contra la paret, d'esquenes a mi, per assestar-li una ganivetada al gluti, un lloc molt sensible però no letal. El desgraciat deixa anar la presa i es gira, el rictus de fúria gira cap a por en veure la bogeria en els meus ulls ... s'escapa coixejant, no el penso perseguir. Em giro cap a la noia mentre guardo dissimuladament el ganivet en la meva gavardina. Els seus ulls em miren amb sorpresa, m'ha reconegut, però no reflecteix por, tot el contrari. S'acosta cap a mi, em fa un petó a la galta ... i segueix el seu camí. Jo em quedo aturat allà al mig, seguint-la amb la mirada.
De tornada a casa, mitja hora més tard, la meva dona es desperta al ficar-me al llit.
- Avui arribes una mica més tard.
- Hem tingut una patrulla complicada. Dorm dona, t'estimo.
- I jo a tu, amor meu.
La puerta del edificio estaba abierta. No falla, en cualquier calle siempre hay alguna portería que por la noche deja la puerta abierta. Entro comprobando que no hay nadie rondando por allí. Es la una de la mañana. El objetivo es subir por la escalera hasta el último piso y sentarme allí a esperar hasta que oiga abrirse una puerta cerca. Con este método el resultado siempre es el mismo. Cuando se abra una puerta bajaré las escaleras hasta llegar al rellano en el que la presa esté esperando el ascensor...sin prisas, para que no huela el peligro. Por eso nunca escondo mi rostro, y esto me obliga a matar para no ser identificado. Entraremos juntos al ascensor como dos vecinos que nunca se han visto, colocándome yo detrás. En cuanto el ascensor se ponga en marcha, sacaré mi cuchillo y le rajaré la garganta... en pocos segundos todo habrá terminado.

Este edificio tiene 5 plantas, es fácil llegar desde el quinto al segundo mientras la presa sale de su vivienda y espera el ascensor.
Después de esperar quince minutos sentado, pensando cómo será la pieza que cace hoy, se oye una puerta abrirse, calculo que es en el tercero. Me levanto y comienzo a bajar los escalones con paso decidido pero sin prisa. La primera imagen es una larga cabellera sedosa de color negro. ¡Dios mío!, al oirme llegar se ha girado y he podido contemplar sus preciosos ojos azules. Es la joven más bella que jamás he visto, debe tener unos 16 ó 17 años. ¿Dónde irá a estas horas?. Llego a su altura justo cuando el ascensor que ella ha llamado se para en el rellano. Nos decimos buenas noches. Ella está en mejor posición para abrir la puerta y me la aguanta mientras yo entro. Le agradezco el gesto con un "gracias" y una sonrisa. Me pongo detrás de ella mientras pulsa el botón de la planta baja. El ascensor se pone en marcha pero mi mente de cazador está bloqueada por la belleza de esa joven. Es la primera vez que algo así me pasa.
Llegamos los dos vivos a la planta baja, otra vez ella me aguanta la puerta del ascensor mientras salgo y yo le devuelvo el gesto aguantando la puerta del edificio. Al salir de éste yo simulo ir hacia el lado contrario que la joven, pero a los diez segundos me doy la vuelta y comienzo a seguirla.
No sé qué estoy haciendo, una voz interior me dice que no puedo perderla de vista, necesito absorber su belleza el máximo tiempo posible, como una droga que me tiene enganchado.
A los cinco minutos de seguirla de lejos, veo algo que me horroriza. De una esquina han surgido unos brazos que han sujetado a la joven y la han arrastrado a las sombras. Ni siquiera vacilo un segundo, me lanzo a esas sombras con mi cuchillo en mano. Puedo ver como un hombre fuerte está forcejeando con la pobre joven, pretende violarla. Aprovecho que él está intentando sujetarla contra la pared, de espaldas a mí, para asestarle una cuchillada en el gluteo, una zona no letal pero muy sensible. El desgraciado suelta la presa y se gira, el rictus de furia le cambia al miedo al ver la locura en mis ojos...se escapa cojeando, no pienso perseguirle. Me giro hacia la chica mientras guardo disimuladamente el cuchillo en mi gabardina. Sus ojos me miran con sorpresa, me ha reconocido, sin embargo no refleja miedo, todo lo contrario. Se acerca hacia mí, me da un beso en la mejilla...y sigue su camino. Yo me quedo parado allí en medio siguiéndola con la mirada.
De vuelta a casa, media hora más tarde, mi mujer se despierta al meterme en la cama.
- Hoy llegas un poco más tarde.
- Hemos tenido una patrulla complicada. Duérmete mujer, te quiero.
- Y yo a tí, cariño.



Bookmark and Share

diumenge, 12 d’octubre de 2008

La teoría del colapso

¿Cuál es el problema que actualmente más le preocupa? .
Esa era la pregunta que se hacía en el programa de televisión que estaba en pantalla en ese momento. Yo estaba aburrido en casa haciendo zapping, mientras mi mujer cenaba fuera de casa con sus amigas. Me había quedado sin plan y me apetecía pasarme un rato en encefalograma plano, es decir, mirando la tele sin ver nada. Cuando vi que el programa iba de entrevistas en la calle no pude resistirme a la curiosidad morbosa que siempre me produce oír las estupideces de la gente, repitiendo como loros aquello que oyen en la tele aplicándole perlas sin sentido de su propia cosecha. El programa no me estaba decepcionando, los entrevistados se iban sucediendo y los chistes cada vez eran más divertidos:

- A mí lo que más me preocupa son los catalanes, que se quieren quedar con todo. Son peores que los judíos.

- Yo tengo mucho miedo al cambio climático, a la sequía. A ver si no me voy a poder duchar ni dos veces al día. ¡La gente derrocha el agua!

- Lo que más me preocupa es la crisis. Ahora ya no me llega ni para irme de putas.

- Uyyy, hay muchos problemas, y todo por culpa del Zapatitos, que nos lleva al desastre nacional. Es un vendido de los separatistas.

- A mí me dan mucho miedo los moros, son unos intolerantes. Habría que echarlos a todos. Sin embargo los negritos me caen bien, eso sí, que pena que güelan mal.

- Yo no sé a dónde vamos a ir a parar, si hasta los maricones pueden tener hijos. Esto antes no pasaba.

Pero cuando casi me atraganto con el vaso de leche con una pizca de brandy ( mi fórmula contra el constipado) fue cuando oí la respuesta de un personaje curioso que pasaba por allí liándose un porro:

- Yo no tengo un problema, tengo muchos...infinitos.

A lo que el entrevistador le dice:

- ¿ Y no está usted preocupado?

- ¿ Yo?, ¡qué vaaaaa!. Sigo la teoría del Colapso.

- ¿Teoría del colapso?

- Sí, es la que dice que cuando muchos te la intentan endiñar a la vez, entre ellos se molestan y ninguno consigue encularte. Como diría mi viejo, "¡Demasiadas pollas para un único agujero!" . Cuantos más problemas tienes, menos te preocupas por ellos, total, no te va de tener uno más o uno menos.

Desde luego, esa respuesta fue la más bruta y en mi opinión la más inteligente.

dimarts, 7 d’octubre de 2008

Els senyors del poder

Ens trobem a l'any 1983, New York City.
En una sala de la planta més alta d'un famós gratacels d'aquesta ciutat hi ha reunits set homes...els set homes més poderosos del món. No són dirigents de cap potència mundial, si no que són les persones que manen a aquests dirigents.
La sala on es produeix aquesta reunió és gairebé a les fosques, el fum dels havans crea una atmosfera de misteri molt propicia per a les decisions que es prendran aquest dia. Els set homes es miren els uns als altres amb cares series. Un d'ells trenca el silenci:
- Senyors, els temps actuals ens obliguen a prendre mesures per a evitar que el món caigui en el caos. L'absència de guerres i de fam, i el creixement de la prosperitat, està fent que al primer món la gent estigui oblidant-se de les seves obligacions cap a la societat. Vivim en un món cada cop més egoista, on la gent no té consciència de col·lectivitat, de país. Els Estats Units han estat els primers a comprovar aquest fet, cada cop els és més difícil incorporar als seus homes a files doncs aquests ja no volen donar la vida pel seu país. Les protestes contra la guerra del Vietnam es van fer insuportables pel govern i al final van haver d'abandonar la lluita deixant que els comunistes guanyessin la guerra. Cada cop la nostra societat occidental es fa més feble en les seves conviccions, i malgrat que sembla que la URSS aviat arribarà a un col·lapse que farà trontollar el teló d'acer, la Xina o es paisos islàmics entre altres amenaçaran en un futur molt pròxim la hegemonia de la nostra societat capitalista. Aquests paissos tenen molt clar cap a on volen anar i aprofitaran el control total que tenen sobre les seves poblacions per a competir seriosament amb nosaltres.
Hem de dissenyar noves estratègies que obliguin a la nostra societat a mantenir-se fidel al model capitalista.
- Personalment considero que hauríem de començar per tenir controlades a les masses econòmicament, cal que els deutes no els permetin pensar en viure sense treballar, cal que el desig de comprar sigui més gran que el desig de ser lliure. Per a això hem de fer que els interessos dels crèdits baixin a termes irrisoris que pràcticament obliguin a la gent a comprar en lloc d'estalviar. Més endavant aquests interessos pujaran i la gent farà el que sigui per tal de no quedar-se sense feina. A partir d'aquell moment tindrem a la gent lligada de peus i mans, els esclaus del segle XXI.
- Estic d'acord, però a més cal augmentar el sentiment patriòtic dels pobles. Penso que una altra mesura que caldria adoptar és permetre els atacs d'enemics terroristes que aterrin a la gent i aquesta acabi demanant als seus exèrcits que els protegeixin de tota amenaça. Amb aquesta excusa el poder militar podrà esclafar, sense haver de donar explicacions, a qualsevol corpuscle llibertari que es fiqui pel mig.

-
A mi se m'acudeix que també podem controlar millor econòmicament la població si obrim les fronteres permetent que arribi població estrangera amb expectatives econòmiques laborals molt per sota de la població local. Aquesta mesura farà baixar els salaris en aquells treballs on hi hagi més mà d'obra.

-
S'ha d'arribar a apretar a la gent però sense ofegar-la, portar-la a la submissió total evitant que caiguin en la desesperació i que aquesta pugui culminar en una revolució. Cal informar-los que l'enemic és un altre, que ve d'una altra societat molt més primitiva que ens vol sometre i portar cap al seu món primitiu.

-
Si aconseguim aquests objectius, la societat del segle XXI seguirà sent fidel al nostre model capitalista, podrem continuar competint en poder contra les potències venideres.

Després d'aquestes paraules, els set homes continuaren asseguts enraonant en silenci una estona fins que es van decidir a marxar. Al dia següent van posar la seva maquinària en marxa...

dimecres, 24 de setembre de 2008

Meeting Cyndi Lauper

¡No aprendo!, mira que me ha dejado veces tirado y no aprendo. Llevo una hora esperando en el pub y otra vez Luis me ha dejado plantado. Es lo que suele pasar cuando tienes un amigo impresentable y que además odia el móvil porque, según él dice que otros dicen, genera radiaciones cancerígenas. Al final él evita esas radiaciones cancerígenas mientras otros nos ponemos mal del estómago por los nervios que conlleva esperar y esperar sabiendo que no va a venir nadie. En fin, me acabaré la cerveza y me volveré a casa, aún me tomaré otra birra mientras veo alguna peli en la tele.
¡Espera!, con un poco de suerte aún volveré a casa acompañado. A un par de metros de distancia en la misma barra está sentada una pelirroja a la que he pillado mirándome de reojo...me ha sonreído al verse cazada. Es mayor, pasa los cuarenta, diría que incluso los cincuenta, pero no está nada mal, aunque vistiendo es un auténtico desastre, me recuerda a una cantante de los ochenta...¿cómo se llamaba?, Cyndi Lauper, aquella chica que perdió la batalla de la fama con Madonna. El parecido es increible, aunque esta chica se ve mucho más mayor, pero bueno, por edad podría ser ella.
Se acercan un par de tipos a la barra, muy maqueados ellos, con su jersey a la espalda y las Ray-Ban en el pelo; son los típicos a los que no gusta pasar inadvertidos. Se colocan en la barra entre la chica y yo.

  • ¡Eh, amigo!, dos RedBull con Jack Daniels.
Mientras esperan al camarero, uno de ellos se fija descaradamente en la mujer.

  • ¡Oye!, tu cara me suena...¿tú no eres aquella cantante americana que se parecía tanto a Madonna?

La cara de la mujer pasa de la indiferencia al cabreo tan pronto como el pijo acaba su frase. Antes que se de cuenta, éste recibe una lluvia de hielos y alcohol provenientes del vaso de la mujer.

  • ¡Será hija de “p...”!, ¡la muy cabr”....”!, ¡estás loca tía!
El pijo no deja de vociferar a la mujer mientras su amigo lo aguanta y lo empuja fuera de la barra para no buscarse más problemas y mientras ella los mira con una sonrisa traviesa. Se da cuenta que la estoy observando y se me queda mirando de reojo.

  • Camarero, por favor, póngale otra copa de lo mismo a la señorita, pago yo.

  • Gracias

  • No se puede decir cada día que has invitado a una copa a una estrella del pop. ¿Por qué has tirado tu copa a ese gilipollas?

  • Es algo que puede conmigo, no soporto que me comparen con esa zorra italiana.

  • ¿Tan mal te cae Madonna?

  • ¿Tú qué crees?, yo me anticipé a ella y después de más de veinte años la gente me ve como una copia suya.

  • Tampoco te puedes quejar, has tenido tus éxitos y además reconocidos con premios musicales y cinematográficos. El mundo entero conoce tus canciones.

  • Pero el mundo entero me conoce como la copia de Madonna, no a ella como la copia de Cyndi Lauper. La premian con una originalidad que no se corresponde con la realidad. Yo soy la original y no ella.
Tal como iba escupiendo estas palabras de rencor, en mi interior iba creciendo un sentimiento de pena por ella; era incapaz de ver más allá de su odio hacia aquella que le había quitado protagonismo, sin pensar que debía estar orgullosa de su carrera. Ella no quería ser la mejor actriz secundaria, quería ser la mejor actriz principal, la estrella. Ese rencor le transformaba la cara, envejecía por momentos y recuperaba la edad que realmente tenía, no dejando ni rastro de aquel rostro casi infantil, de niña traviesa con el pelo teñido de colores rechinantes.


  • ¿Te gustaría irte a la cama con la versión mala de Madonna?

No le contesto. Ella me coge de la mano y nos vamos sin que yo pueda apurar mi cerveza, algo que para mí es un ritual, y ella deja la copa a la que le he invitado prácticamente sin tocar.
Me lleva a su hotel, nada más entrar se dirige a la cadena HI-FI y comienza a sonar una canción suya, no la conozco, la verdad es que mis conocimientos respecto sus grandes éxitos se quedaron en los Goonies y Time after Time, una de mis canciones favoritas.
Mientras hacemos el amor no dejan de sonar sus canciones, me siento como dentro de una película. En una de estas canciones de repente suena un despertador, este sonido me hace salir del sueño y despertar de vuelta en mi cama. Ya me parecía extraño no haber apurado mi cerveza antes de irme. Me pregunto si en realidad ella estará tan obsesionada por no ser reconocida como la mejor. Me pregunto cuanta gente será incapaz de vivir su vida y disfrutar de sus logros por culpa de la envidia.

divendres, 12 de setembre de 2008

L'enquesta

CatalàEspañol

En Julià és enquestador, millor dit, fa estudis d'opinió o entrevistes, tal com el seu cap li ha indicat que ha de dir quan es presenta davant dels potencials enquestats. Porta mig any fent aquesta feina i la veritat és que no és pas dolenta mentre espera acabar la seva carrera i potser després, encara que estigui treballant d'una altra cosa més seriosa, si li calen diners, continuarà fent enquest...perdó, entrevistes encara que sigui a un ritme més tranquil i només per treure un sobresou.
Mentre arriba aquell moment, en Julià surt com cada dia de l'oficina amb cara de pocs amics, resultat de veure la ruta que li han donat, sempre li donen les pitjors rutes, aquelles on saben que n'hi haurà menys gent a les cases i per tant cal que et patejis tot el barri fins a poder trobar deu persones que s'adeqüin al tipus de població que necessites i que a més vulguin contestar pacientment el teu qüestionari de deu minuts i que mai ho acabes abans de trenta. Observa com la gent als tres minuts comencen a perdre la paciència, als cinc ja diuen que posis el que vulguis i que ells ho signen. Els aconsegueix convèncer de vegades, i d'altres ja va tant desesperat que accedeix a omplir només les dades de la persona i ell mateix omple les enque.. entrevistes a casa o al metro, o a l'autobús.
També com cada dia, sap que li esperen un bon grapat de gent simpàtica, amb una mica de sort s'enamorarà d'alguna noia que obre la porta i respon alegrement a les seves preguntes, potser fins i tot s'enamori d'un parell. I també li esperen els prepotents, tant els que responen als qüestionaris amb aires de superioritat, com aquells que no tenen prou amb dir “no, gracies, no m'interessa la seva enquesta”, o un “ho sento, tinc el temps just per a dinar abans de tornar a la feina”, si no que han d'intentar humiliar al pobre noi, dient coses com “però tu que em vols vendre?, et penses que sóc tonto o què?”.
Com cada dia li caldrà molta paciència per a observar com molts miren darrera la mirilla imaginant que ningú els veu a l'altra banda de la porta; a molts, sobre tot dones grans, els agrada quedar-se una bona estona mirant en aquesta posició tan incòmoda. Moltes vegades en Julià no se'n pot estar de insistir al timbre, o amb copets a la porta, només per a tocar els nassos, doncs ja sap que ningú li obrirà, i si li obren només serà per a fer-li perdre temps i acabar dient “No, ja sóc gran per a això”.
Però el que no es pensava que li passaria avui, és el que us comptaré a continuació:
Són als voltants de les cinc de la tarda d'un dia feiner, en Julià es troba a la popular barriada de Nou Barris, a Barcelona; va pis per pis trucant al timbre, buscant dones per a la seva entrevista. Ja només li queda aquest perfil per a acabar i tornar-se'n a casa. Una porta obre, i apareix una dona d'uns trenta anys, ni lletja ni maca, normal.

  • Si?

  • Bona tarda, treballo per a una empresa nacional d'estudis d'opinió. Seria tan amable de dedicar-me uns minuts per a contestar unes preguntes sobre anuncis televisius?

  • És molt llarga?

  • No, tranquil·la, són màxim deu minuts (com ja he dit abans, mai l'acaba abans de mitja hora)

  • Uf!, no tinc tant de temps

  • Bé, la puc fer en cinc, no es preocupi.

  • Bé, d'acord, què vols preguntar-me?

  • En primer lloc, quan de temps dedica cada dia a veure la televisió?

  • Poc

  • més o menys?, poc vol dir una hora?

  • Sí, una hora més o menys (error de l'entrevistador, mai es pot sugerir respostes a l'entrevistat)

  • I durant aquest temps, veu els anuncis?

  • De vegades

  • Li semblen interessants? Molt, prou, suficient, poc, gens?

  • Mmm, prou interessants

  • Hi ha algú que li sembli més interessant que d'altres?

  • No, tots igual
De fons se sent una veu d'home :
- Ángeles!, què fas tanta estona a la porta?qui és?
Ella li respon :

  • És una enquesta.

  • Doncs deixa-la ja que hi ha feina i no tens temps per xominades.
Ella li pregunta al Julià si queda molt

  • No, cinc minuts
Ella posa cara de neguit i contesta:

  • Em vas dir que eren cinc minuts

  • Perdoni, li vaig dir deu i que intentaria fer-la en cinc

  • Ángeles!, engega'l a la puta merda!!!

  • Ho sento....
I li tanca la porta a la cara. Però en Julià no li té cap rencor, s'ha acollonit doncs al tancar la porta ha vist la por als ulls de la dona. Dóna uns quants passos cap a les escales i de sobte sent com l'home està escridassant a la dona:

  • ¡Eres una Gilipollas! Abres a cualquier capullo. Un día de estos te van a violar, y te lo vas a tener bien merecido, ¡por subnormal!.
A ella no se li sent. En Julià no vol sentir més i baixa les escales tan ràpid com pot. Per avui ja n'hi ha prou.
Els insults d'aquell malparit cap a la seva dona no se li van del cap en tota la nit. Es sent avergonyit de no haver tornat a trucar a la porta i fer-li quatre hosties. Però, qui és ell per a ficar-se en els problemes dels altres?, allà on ell no sap res de res?. De totes formes, aquell paio no és ningú per a maltractar a una altra persona, i menys si aquesta és la persona a la que en algun moment va estimar. Fins i tot els somnis d'aquella nit giren al voltant d'aquesta escena.
Al dia següent, en Julià deixa la feina. El seu cap es preocupa per ell, si es tracta de problemes personals o és una questió de diners, i en Julià menteix :

  • Aquest semestre tinc unes assignatures molt xungues i no puc dedicar-me a les enques..entrevistes.

Dos dies després de l'incident, en Julià es passeja pels voltants d'aquell edifici. Espera tornar a veure aquella dona, preguntar-li si pot fer res per ella, dir-li que li ajudarà en el que calgui. Aquell dia no la veu, però al dia següent torna i aquest cop si la veu, però quan es vol acostar no es veu amb cor de dir-li res. Ja no tornarà mai més.
Un any després, fullejant el diari, llegeix una notícia que li glaça la sang:
Dona morta a Nou Barris. Va caure des d'un sisè pis. El seu home ha estat arrestat sota la sospita d'homicidi.
No surten fotos, no surten noms ni adreces. En Julià intenta recordar si aquella dona vivia a un sisè i es diu a ell mateix que no, que ella vivia a un cinquè..o era un setè?. Una llàgrima rellisca per la seva galta.

dilluns, 8 de setembre de 2008

Mi rollo es el Rock

Medianoche de domingo, de pie junto a la ventana de mi habitación para poder escuchar mejor. No, no estoy espiando a los vecinos, al menos no esta noche. Resulta que hace menos de una hora acabábamos de acostarnos mi pareja y yo cuando de repente ha comenzado a sonar música desde la calle. En un principio no sabíamos si se trataba de alguna otra casa o de un coche, aunque pronto mi pareja ha caido en que seguramente se trataba de algún concierto de las fiestas de Santa Coloma. La música que sonaba era heavy del clásico, y lo primero que he pensado ha sido “Nos van a dar la noche”, y prácticamente este pensamiento me ha acompañado media hora más hasta que de pronto una canción me ha sonado mucho y al momento he caido en la cuenta: “Si se trata de Barón Rojo”. A partir de ese momento han comenzado a tocar todas sus canciones antiguas y de las que yo me conozco la letra desde que era un adolescente. Me he puesto a marcar el ritmo en la cama mientras mi pareja dormía, hasta que no he podido más y he decidido levantarme y acercarme a la ventana para no perderme detalle del concierto.

Malo, Chicos del Rock, Cuerdas de Acero, Las flores del mal, ... me lo estaba pasando en grande recordando aquellos estribillos que había aprendido hacía mas de veinte años. Entonces me ha venido a la memoria la fiesta de mi pueblo en la cual por primera vez “amanecí”, es decir, aguanté con otros dos “valientes”, Vicente alias Torrespaña, y Miguel es asturiano, hasta las 7:30 de la mañana; desde el momento en que terminó la orquesta y posteriormente cerraron los bares, hasta el momento de irse a la cama, estuvimos un par de horas sentados en la puerta del bar Ruta del Órbigo hablando de lo típico que se habla a esa edad: chicas, música, fútbol y amigos. Recuerdo casi como si fuera ayer, a mis trece años, que hablábamos de la chica más guapa del pueblo, Marta, yo poniéndola en un pedestal mientras que los otros comentaban que en las ciudades había infinidad de chicas más guapas, a lo que yo contestaba que ella podía competir con todas esas chicas guapas. Además, era la única chica que conocía en esos tiempos que supiera jugar a fútbol, lo que le daba más morbillo.
En esa conversación est
ábamos cuando se nos acercaron caminando por la carretera Miguel Tuercebotas y Pisabarros, ambos venían desde la plaza del pueblo descojonándose;

  • Lo que os habeis perdido. Se ha subido Caramuerto al escenario vacío de la plaza, ha gritado: “¡Mi rollo es el rock!” y tras decir esto se ha caido de espaldas y allí se ha quedado dormido. ¡Vaya mierda que lleva!.
Aunque nos perdimos la escena, todos la imaginamos perfectamente. Caramuerto era un tipo que nunca se reía...miento, a veces lo hacía, y cuando eso ocurría era capaz de helarte la sangre pues su boca se torcía en una mueca que te recordaba a un chacal o a una hiena. Parecía una persona capaz de llevarte al infortunio solo con estar cerca de tí, es decir, un gafe en toda regla. Recuerdo que en una ocasión le invitamos a una sesión nocturna de rol para dar ambiente a la partida, su cara a la luz de la vela era ya de por sí un espectáculo estremecedor. Fue una partida memorable.
Vuelvo a la realidad al lado de la ventana cuando escucho los primeros acordes de “Conciertos para ellos”, cuyo estribillo he tenido en mi mente durante esos más de veinte años que hace que conozco dicha canción:
En cada concierto de rock and roll, las campanas doblan por Bon Scott, por Janis, Lynott, Allman, Hendrix, Bolan, Bonham, Brian y Moon”. No paré hasta conocer la vida y milagros de todos estos nombres, leyendas del rock: Janis Joplin, Phil Lynott (Thin Lizzy), Duane Allman (Allman Brothers), Jimmy Hendrix, Marc Bolan (T-Rex), John Bonham (Led Zeppelin), Brian Jones (Rolling Stones) y Keith Moon (batería de The Who). Por cierto, casi siempre se ha marginado al Heavy dentro de la música, todo un error. El heavy es una música llena de cultura, de leyendas, de romanticismo, de genios. Muchos de los mejores instrumentistas proceden del heavy; guitarristas, baterías y bajistas rivalizan con los grandes del jazz.; algún cantante ha llegado a pasarse a la ópera, como es el caso del antiguo vocalista de Iron Maiden, Paul Di Anno; en sus letras hay infinidad de referencias a la mitología ( p.ej. El vuelo del Ícaro de los Maiden) y a obras literarias ( a J.R.R. Tolkien por parte de Blind Guardian o Led Zeppelin); sus canciones muchas veces están inspiradas en la música sinfónica ( Beethoven, Bach, Mozart), y al igual que pasa con sus baladas, son canciones que te ponen la piel de gallina o incluso te pueden hacer caer alguna lágrima de emoción.
Ahora mismo Barón Rojo está tocando la canción de Czardas del italiano Monti, en la que Armando De Castro, el guitarrista, da toda una clase magistral al tocar esta pieza original de violín, típica del folklore húngaro.
Me viene a la memoria que en la biografía de Led Zeppelin descubrí al seguramente más famoso mago satánico del siglo XX, Aleister Crowley; el guitarrista Jimmy Page se compró un castillo que le había pertenecido para oficiar allí misas negras. Suponía que el poder del viejo mago residía aún entre las cuatro paredes del castillo. El caso es que el hijo del cantante murió poco después de una enfermedad extraña y el batería, John Bonham, moría tras beberse, dice la leyenda, más de cuarenta vodkas con naranja. El cantante Robert Plant, siempre acusó a las prácticas satánicas de Page de la muerte de su hijo. Después de muchos años, y con mucho dinero de por medio, ambos se volvieron a reunir para tocar juntos.
Ya en el presente, tras tocar “Los rockeros van al infierno”, seguramente mi favorita, los Barón Rojo hacen un descanso para volver a los dos minutos con los bises. Han comenzado con el Difficult to Cure de Rainbow, el grupo del guitarra Ritchie Blackmore que en esta canción versionea el famoso Himno de la Alegría de Beethoven. Tras este detalle de destreza en la guitarra, vuelven a su repertorio con la más famosa de sus canciones, Hijos de Caín, yo no puedo dejar de cantarla en voz baja.
La siguiente canción la conozco pero no tanto, así que aprovecho que mi pareja se ha despertado para volver a la cama con ella y susurrarle “Estoy en el concierto de los Barón Rojo”, ella prácticamente ni se entera y me dice “Tengo un poco de frío”, entonces la tapo, la cubro con mi brazo y me quedo con ella en la cama hasta que se duerme prácticamente al acabar esa canción.
El concierto termina y yo no puedo perder ni un minuto en ponerme a escribir este relato que me lleva en un viaje en el tiempo, al comienzo de mis días freakies de obsesión por el rock.

dissabte, 30 d’agost de 2008

La entrega de premios



Aquí estoy, sudando como un oso polar en una playa del Caribe sin sombrilla. Me miro la palma de las manos, están cubiertas de ríos de sudor desbordados de su cauce, cada una de las lineas que teóricamente describen mi pasado, presente y futuro. ¿De verdad está escrito en estas lineas que esta noche voy a dirigirme al público para agradecer los premios que se me han concedido y, a su vez, anunciar las personas con las que yo los comparto?
Los nervios me atenazan, tengo que intentar tranquilizarme ¿pero cómo? Ya sé, voy a recordar como empezó todo.
Hace un año me vino la idea de dejar la informática...no nos engañemos, cuando empecé en este mundo de los bytes pensaba que se trataba de otra cosa, y sí, esencialmente es un mundo divertido y distraido, pero cuando se mezcla en la coctelera de los beneficios, la lucha por el poder y la optimización de tiempos, se obtiene el “Business Cocktail”, muy cargado y de sabor amargo, que se debe tomar con mucho hielo para quitarle el sabor a podrido.
Desde entonces pensé en tomarme de forma tranquila pero seria la posibilidad de ser...escritor. Parece una idea descabellada, seguramente lo sea, pero tal como lo pensaba ya me vino a la cabeza la primera idea para mi primera novela. El caso es que un año después he tomado muchas notas pero no he escrito ni una puñetera linea. Como ví que la cosa iba para largo y no soy más que un novato pensé que me iría bien entrenarme en relatos cortos. Esta idea me vino a partir de un concurso del FNAC de relatos cortos. Ese primer relato me salió de una forma fluida, en una hora lo había pensado y terminado, y lo mejor de todo, quedé completamente satisfecho de él. Me gustó tanto que decidí hacer un blog íntegramente de relatos cortos hechos por mí, para poder comprobar con el tiempo mis progresos.
Comencé contando mis experiencias diarias en la bicicleta, en urgencias del hospital después de pasarme un mes convaleciente por un problema de vesícula, para luego mezclarlos con otros relatos fantasiosos y algunos que buscaban sembrar la duda en la ética o en las creencias del lector.
Durante estos cinco meses que llevo escribiendo en mi blog me he ido divirtiendo cada vez más, mis relatos son como bonsais que voy regando y podando en mi editor de texto buscando que luzcan visualmente y que faciliten la lectura de aquellos que se dignan a leerlos. Mi objetivo es que una vez hayan cogido confianza, estos lectores asiduos se atrevan a hacerme críticas cada vez más duras, con las que yo pueda crecer como escritor. No es difícil escribir, lo difícil es escribir bien, llegar a tocar la fibra del lector, conseguir que su estado de ánimo cambie con aquello que lee, ya sea para estar más alegre, triste, cabreado o asustado, e incluso hacer que recapacite sobre sus propias convicciones. Me encantaría poder leer algún día en un blog en el que nunca antes haya entrado : “Teneis que leer este relato en Retalls de Lectura, es muy ...”
En ese momento el presentador de la gala anuncia:


- ¡ Un fuerte aplauso para este otro ganador de los premios “Paracelso” y “Por su Amistad”! El señor Wambas.
Varios asistentes aplauden tímidamente, mi novia aplaude con un fervor exagerado en tal contexto. Estoy seguro que me estoy poniendo rojo. Me levanto y me dirijo hacia el presentador. Éste me ofrece el micrófono para que diga unas palabras, las manos me siguen sudando.
- Buenas noches amigos, antes de nada dar las gracias a Maria Teresa y a 2Rodes por concederme estos premios. A todos nos gusta que se acuerden de nosotros a la hora de despachar elogios, sean más o menos merecidos. También me gustaría añadir en mis agradecimientos a Horabaixa por un comentario que me dejó en uno de mis relatos y que para mí es tan importante como los premios. Cito textualmente:

Se m'han esgarrifat fins i tot les cames. Això no recordo que em pases mai. “
- Y una vez hechos los agradecimientos me toca a mí repartir estos premios.
El premio “Por su amistad” está dedicado a mis más antiguos lectores, que han sido las personas que me han mantenido escribiendo en los momentos bajos:
Si no fuera porque este premio lo he recibido de ella, también añadiría a Maria Teresa, vaya desde aquí mi agradecimiento hacia ella.

- El premio Paracelso, se lo entrego a mis dos últimos descubrimientos, ambos blogs me han encantado por su vistosidad y por su calidad de contenidos:
TelamaMaria



- Espero poder volver más a menudo a esta gala y repartir los premios que gane entre nuevos blogs que vaya descubriendo y que me sigan maravillando.
Vuelven los aplausos tímidos mientras me retiro a mi mesa, mi novia sigue aplaudiendo como una posesa; nada más sentarme me da un beso. Yo, que sigo rojo, no sé dónde mirar, así que cojo la copa de cava y me la bebo entera de un trago.

dilluns, 25 d’agost de 2008

El vell - El anciano


Català
Español_Français_English
 
Cau la nit damunt Sarajevo, acompanyant la neu que està començant a quallar sobre els carrers empedrats de Bascarcija, el barri antic de la ciutat. Aquí és on el Hamil té la seva botiga d'artesania que, com les dels seus veïns, és molt freqüentada pels turistes a l'estiu, i està pràcticament deserta a l'hivern, quan, irònicament, la ciutat és més bonica i té molt més a oferir als seus visitants. L'olor del cevapi impregna l'aire, i el so dels cisells dels artesans sobre el metall es barreja amb la crida a l'oració del muetzí des del minaret de la mesquita.
Hamil aprofita les últimes hores de treball per cisellar una tetera que pensa vendre a bon preu a algun turista àvid de souvenirs originals. Treballa amb precisió i esforç, cada dia es poden sentir des del carrer els seus cops acurats sobre la plata o qualsevol altre metall que li calgui gravar. Malgrat la seva aparent longevitat, no li tremola el pols i les seves mans són precises en cadascuna de les seves accions. És tot un artista donant forma o pintant qualsevol objecte.
Tan concentrat està en la seva feina que no s'adona que algú ha entrat a la botiga. El visitant es queda a l'ombra - cada vegada més creixent que es projecta en una de les cantonades de la botiga - observant treballar l'artesà. Passa una bona estona fins que en Hamil percep que no està sol, i sense ni tan sols alçar la vista diu:
- No ets benvinguda, Segadora de Vides.
- Ha estat difícil trobar-te, vell, et mous bé pel meu territori, hi eres tan a prop meu que ni tan sols et veia.
El vell aixeca la mirada buscant els ulls del seu visitant, però el que veu és l'ombra d'un rostre, l'ombra d'un cos, una ombra dins de l'ombra del capvespre a la seva botiga. En aquesta foscor es perfila una capa, una caputxa i una dalla.
- Com has aconseguit trobar-me?
- Durant segles t'he buscat entre els vius, fins a arribar a entendre que on millor et podies amagar era allà on jo feia les meves grans collites. Des de llavors he estat sempre després de la teva pista, pisándote els talons, i al final t'has demorat massa temps en aquest país, el suficient per donar-te caça. No pots estar fugint sempre, deixa que faci la meva feina i per fi podràs descansar eternament.
- Estava esgotat, i al final havia arribat a un lloc on em trobava bé, treballant en el que era la meva passió des de fa segles ... quant fa que em busques?, ja ni me'n recordo de quan vaig començar a fugir.
- Quan la pesta va assolar Barcelona al segle XIV. Com molts altres vas caure malalt, i fins i tot et van pujar a la carreta dels morts abans de que estiguessis mort. El meu error va ser que eres un altre de més entre milers, massa feina per a una sola dalla, de vegades passen aquestes coses, però normalment no trigo a rectificar els meus errors. Tu ets l'únic que ha aconseguit evitar-me durant tant de temps.
- Ara ho recordo, de sobte em vaig trobar sa i conscient entre una muntanya de cadàvers que estaven a punt de cremar, vaig sortir d'entre els cossos i vaig fugir abans que em tornessin a intentar cremar, aquesta vegada per bruixeria. Des d'aleshores no he deixat de canviar de llar, sempre buscant aquells llocs per on acabaves de passar delmant poblacions, ja fos per malalties o per guerres, imaginava que tu estaries massa embolicada en el teu treball com per veure'm.
- I ara, estàs preparat per rebre el cop de la meva dalla?
-Mai no s'està preparat, si la salut t'acompanya, com més vell ets més ganes tens de viure, te n'adones que tens més coses que oferir als altres. No, no vull morir. En aquest aspecte sóc un egoista, ho sé.
- Si et serveix de consol has de pensar que has de deixar lloc als nous, cadascun té el seu temps i el teu fa molt que va passar.
- I què m'espera a l'altre costat?
- Res
- ¿Res?. ¿Deixem d'existir així, sense més?
- I què esperaves?, Viure per sempre?, Ser un déu?. Ni tan sols jo sóc etern, desapareixeré en el mateix moment que la vida s'extingueixi de l'Univers; sense vida, la mort deixa d'existir, i pots creure, vell, que tinc ganes de que arribi aquest moment. En un moment estàs conscient i al segon després ja no existeixes, ni tan sols hi ha foscor ... de fet no hi ha RES.
- ¿I la reencarnació?
- És una mentida. Dona't compte que els mateixos budistes la menyspreen i desitgen que la seva ànima desaparegui com a unitat i s'uneixi a un tot. Tant se val com ho miris, l'ésser deixa de ser.
- Però si més no, tenen raó en l'existència dins d'un tot?
- Sí, però en aquest tot no hi ha ni rastre de cap ens unitari. Diguem que és un altre ens sense consciència d'existència.
- Així, que totes les religions ... mentida?
- Sí, només serveixen per esmolar la meva dalla i poder segar més vides a cada cop. De totes maneres ...
- De totes maneres?
- De tota manera, dic, ni tan sols jo sé què hi ha més enllà de l'univers, no sóc més que un altre ens que es mou entre les dimensions però que tampoc pot arribar a comprendre l'infinit, ja t'he dit que jo també sóc finit i per tant el meu coneixement només arriba a les dimensions de l'univers finit. Potser el teu desig egoista de ser etern pugui donar-se d'alguna manera que jo no arribo a comprendre, però dubto que hagi quelcom per sobre de l'univers que es pugui preocupar per ens tan absurds com vosaltres els humans. I ja està bé de xerrada!, Pensa en alguna cosa bonica abans de desaparèixer.
- Només se m'acut pensar en un somni que vaig tenir de petit, al cap i a la fi, els somnis tenen la mateixa validesa que la vida ja que no deixen de ser experiències que un ha visc ...
La nit ha caigut sobre Sarajevo. A Bascarcija ja només queda una botiga oberta. L'Emir s'acosta a preguntar-li al Hamil per què no ha tancat encara quan en entrar a la botiga del seu amic es troba a aquest amb la cara sobre la taula de treball. Li tanca els ulls mentre xiuxiueja una pregària a Al·là per l'ànima d'aquell que sempre va ser vell.

Licencia de Autor